Corriendo juntos

El running es nuestra vida

Cómo establecer metas realistas

Como runners, todos tenemos diferentes motivaciones y razones por las que correr y hacer deporte. Pero hay ciertos hábitos que practicamos los que corremos desde hace bastante tiempo, que nos ha ayudado a seguir haciéndolo a través de los años.

No necesariamente hay que correr más rápido que otro o entrenar todos los días, tienes que encontrar algo que te motive, que te haga sentir feliz para que quieras hacerlo más y más. Uno de estos hábitos es establecerse varios objetivos, y que estos sean realistas.

Cómo establecer metas realistas

Establecerse varios objetivos

Los objetivos varían según vas aumentando la experiencia. Los nuevos runners pueden fijarse la meta de simplemente completar la distancia por primera vez, mientras que los corredores más experimentados pueden enfocarse en lograr un mejor tiempo o aumentar el ritmo.

Independientemente de cual sea tu caso, hay dos tipos de metas: de resultado y del proceso. Y los mejores runners saben reconocer la importancia de ambas.

Las metas de resultado son las que piensas cuando se habla de metas. Son como resultado de un arduo trabajo y preparación, y son específicas (por ejemplo, perder peso, terminar la carrera) y medibles (por ejemplo, en 2 horas, llegar el 5º).

Pensar en estas metas nos produce emoción y nerviosismo. Lo malo es que la mayoría de ellas están fuera de nuestro control. Y seamos honestos, si supieras exactamente cómo de rápido vas a correr el día de la carrera, te divertirías mucho más en los entrenamientos. Eso es lo que hace tan emocionantes los objetivos de resultado.

Igual o aún más importantes que las metas de resultado, son las metas durante el proceso. No son tan emocionantes y probablemente no te pondrás nervioso al pensar en ellas, pero los objetivos que te pones durante el proceso, a diferencia de los objetivos de resultado, están completamente dentro de tu control. Y cuantas más alcances, más confianza ganarás.

Estas dos clases de objetivos están vinculados. Cuantas más metas en el proceso logres, acciones habituales que se pueden lograr día a día (como dormir 8 horas, hacer elecciones de alimentos saludables en las comidas, hacer ejercicios de fortalecimiento diario, etc.), estarás mejor preparado para alcanzar tus metas de resultado.

Muchos runners cometen el error de sólo ponerse objetivos de resultado, y su idea del éxito se limita a quedar en un puesto aceptable el día de la carrera.

Esto puede producir una presión innecesaria y provocar frustración y sentimientos de fracaso si estos objetivos no se alcanzan, matando así el factor divertido que tienen nuestras actividades favoritas.

Los runners disfrutamos del proceso de entrenar y competir, del mismo modo que nos sentimos muy felices si ganamos una carrera.

A pesar de que las carreras suelen ser la culminación de semanas o meses de entrenamiento, la realidad es que el proceso nunca termina. Aprender a apreciar y disfrutar de una carrera fácil del mismo modo que una difícil, disfrutar de los compañeros de entrenamiento y motivar a otros para mejorar, son buenas razones para no rendirse nunca.

Recuerda que la formación es un objetivo permanente, y que se puede encontrar la felicidad en este proceso. En esta página tienes más consejos para ponerte metas coherentes.